El nuevo Pívot Mundial

Se ha comentado mucho últimamente del cambio de orden mundial hacia la región del Asia-Pacífico y la pérdida de poder e influencia de Europa. Aunque lo que no sabemos es que el Lejano Oriente, con China y la India en cabeza, han sido potencia mundial desde hace 3.500 años. El gigante asiático no es solo el país más antiguo del mundo, sino que siempre ha logrado mantener su posición de país más poblado y de potencia económica a lo largo de toda la historia  seguido de la India, tal y como sucede en la actualidad.

Cabría destacar, que Zhōngguó (traducido como “la nación del centro”) siempre ha estado a la vanguardia hasta la época preindustrial de mediados del siglo XVII. Los grandes imperios históricos, como el imperio romano, conocían el potencial de la región asiática, de ahí la creación de la Ruta de la Seda o el gran imperio británico que obtuvo su poder gracias a la colonia india y su comercio con China. Y no sólo está el factor territorial sino también el de la innovación, cuyo génesis radica principalmente en Extremo Oriente: la brújula, la pólvora, el papel, e incluso la imprenta. En Europa la imprenta llegó de la mano del alemán Gutenberg revolucionando así todo un continente. Pero su invención no fue original ya que su cometido fue copiar el invento chino y, eso sí, mejorarlo sustancialmente hasta convertirse en el padre de la imprenta.

Por lo tanto, la posición china en la actualidad no debería ser una sorpresa para nadie. El problema o beneficio, según el punto de vista, es la percepción que tiene Pekín de hacer política a través del soft power. Desde los albores de la antigüedad, China nunca ha tratado de invadir sus países colindantes, sino más bien lo contrario. Y esto es por antonomasia la forma más cercana de entender a China y Estados Unidos. El principal objetivo de China era tener un acercamiento con aquellos países vecinos a través del incentivos comerciales y hábiles tácticas políticas.

UnknownLa nación del centro convencía a los pueblos de los alrededores para que siguieran las normas de centralidad de su país. China gobernaba sin tensar las cuerdas en vez de conquistar y a quienes se negaban a seguir el orden impuesto, Pekín utilizaría el recurso de explotar las divisiones que surgían entre ellos. Esta planteamiento proviene de uno de los mayores estrategas que el mundo ha conocido, Sun Tzu, con su famoso escrito “El arte de la guerra”. En él hace hincapié en la victoria conseguida por medio del conocimiento psicológico y político y no exclusivamente el militar.

El ejército victorioso es victorioso de entrada

y busca la batalla después; el ejército derrotado

lucha de entrada y busca la victoria después.

Pekín no se ha visto en la obligación de iniciar ningún conflicto internacional en toda su historia. A día de hoy, posee tan solo una base militar en el extranjero, inaugurada en agosto de 2017, en Yibuti, Cuerno de África, donde también hay bases militares estadounidenses, francesas, italianas y japonesas, además de una futura base saudí.

Sin título1
Bases militares de EEUU en el Este y Sudeste Asiático

A pesar del temor que infunden los medios de comunicación, y políticos occidentales con el expansionismo de China en aguas del mar de la China Meridional, habría que mencionar antes el cercamiento que EEUU lleva ideando desde su victoria en la Guerra del Pacífico contra el Imperio del Japón. Washington controla de norte a sur la región del Asia-Pacífico. Con sus bases en Corea del Sur con 29.000 efectivos, pasando por Japón con casi 50.000 tropas, navegando toda la cadena de islas niponas hasta Taiwán, siendo el principal aliado de EEUU en Asia-Pacífico y de países como Vietnam, Brunei o Malasia con la firma de varios acuerdos de defensa. Sin olvidar, por supuesto, la soberanía de la que el padre del capitalismo goza en Guam con unos 6.000 efectivos que se encuentran a una distancia de 4.700 km de la placa continental china.

Sin título
Estrecho de Malaca

Por consiguiente, la nueva estrategia en la que el gobierno del PCC se ha encaminado es comprensible ante un total cerramiento hacia la salida del estrecho de Malaca y Océano Índico, que son puntos clave para el futuro económico mundial en el que el 40% de la población mundial reside ahí y donde una cuarta parte del comercio mundial navega esas aguas. Algo que la Unión Europea deberá tener muy en cuenta, y más ahora después de la elección de Donald Trump y su deseo de convertir EEUU en una economía nacionalista orientada al proteccionismo. Pero esto es algo que se tratará en la siguiente entrada del blog.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: